Velocidad Lectora en Niños. Segunda Parte

Velocidad Lectora en Niños
Velocidad Lectora en Niños
Repetiré hasta la saciedad que hay que primar la comprensión lectora frente a la velocidad.

Con los nuevos sistemas educativos, a los niños se les exige leer y escribir a una edad más temprana que en generaciones anteriores y, además, que lo hagan a una velocidad determinada. No todos los niños de cuatro y cinco años de edad tienen la madurez intelectual necesaria para estar a la altura de tales exigencias. Y que quede muy claro: es una cuestión de tiempo, no de inteligencia ni de capacidad.


La situación que genera la obligatoriedad de leer muy pronto y de leer rápido lleva a que existan grupos de niños que sienten frustración, ansiedad e incluso miedo ante la perspectiva de tener que leer. Es aquí donde cobran especial importancia las acciones de apoyo diseñadas para hacer visibles y potenciar las cualidades del libro como objeto de juego, y de la lectura como fuente de diversión.

La idea de cronometrar a los niños y de penalizarlos cuando no alcanzan el hito establecido es un contrasentido: leer rápido no significa leer bien. Cierto es que adquirir velocidad en la lectura es una gran ventaja intelectual, pero la velocidad llega con la práctica y los niños que comienzan en la lectura carecen precisamente de práctica lectora.

Termino esta entrada con las siguientes sugerencias y reflexiones:

- La velocidad lectora se adquiere con la práctica, lo importante es la comprensión de lo que se lee. 
- Nada de cronómetros, nada de penalizaciones si un niño se confunde en la lectura... tan sólo diversión emanada de los libros.
-Consultad en vuestra biblioteca más cercana las actividades de promoción de la lectura que organizan para los más pequeños.
- Es cierto que algunos niños (y adolescentes y adultos) presentan problemas en cuanto a velocidad lectora. Suelen deberse a malos hábitos lectores, que se pueden eliminar. Estos casos es necesario detectarlos y se pueden corregir con estrategias especiales.

Comparto algunas de estas estrategias en las entradas Detectar y resolver problemas de velocidad lectora en niños. Primera parte y Detectar y resolver problemas de velocidad lectora en niños. Segunda parte. También os puede interesar la primera parte del presente artículoVelocidad lectora en niños. Primera parte