Mostrando entradas con la etiqueta Velocidad lectora. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Velocidad lectora. Mostrar todas las entradas

Detectar y resolver problemas de velocidad lectora en niños. Segunda parte

Detectar y resolver problemas de velocidad lectora. Segunda parte
Detectar y resolver problemas de velocidad lectora
Como os había comentado en una entrada anterior sobre este tema (ver aquí), existen una serie de malos hábitos lectores que afectan tanto a la comprensión como a la velocidad lectora.

Manteniéndonos centrados en este último concepto (velocidad lectora), me gustaría compartir con vosotros algunas recomendaciones adicionales para que podáis detectar y corregir malos hábitos lectores en vuestros niños:

No se leen todas las palabras pero cuidado con inventárselas. El cerebro no necesita juntar letras en sílabas y sílabas en palabras para entenderlas cuando las leemos; el cerebro funciona de una manera mucho más rápida y por eso puede interpretar y anticipar palabras que se están leyendo. Al leer en silencio nuestro cerebro no procesa realmente los el / la / tus /de... simplemente los entiende de manera abstracta.

Detectar y resolver problemas de velocidad lectora en niños. Primera parte

Detectar y resolver problemas de velocidad lectora en niños
Detectar problemas de velocidad lectora en niños
En las entradas anteriores dedicadas a la velocidad lectora en niños he insistido mucho en  que lo realmente importante en cuanto a la lectura de los niños es que conozcan bien su mecánica y que comprendan lo que leen.

Seguiré remarcando la idea de primar la comprensión lectora frente a velocidad. Sin embargo, es cierto que algunos niños arrastran malos hábitos lectores que provocan que lean más lentamente y, por ende, que su capacidad de comprensión lectora disminuya.


Fijaos que hablo de malos hábitos lectores, no de problemas de aprendizaje ni nada por el estilo (1). No es difícil detectar estos malos hábitos, aunque corregirlos exige de conocimientos específicos sobre el tema y mucha mucha mucha paciencia.

Primeros consejos para detectar y eliminar malos hábitos lectores en niños, y mejorar su velocidad y comprensión lectora:

1. Se lee con la mente, a través de los ojos. Cuando un niño lee en silencio gesticulando como si leyera en voz alta (como verbalizando la lectura) está perdiendo un tiempo precioso y además se está dejando por el camino la comprensión lectora. Los ojos y la mente son mucho más rápidos que el habla.

Velocidad Lectora en Niños. Segunda Parte

Velocidad Lectora en Niños
Velocidad Lectora en Niños
Repetiré hasta la saciedad que hay que primar la comprensión lectora frente a la velocidad.

Con los nuevos sistemas educativos, a los niños se les exige leer y escribir a una edad más temprana que en generaciones anteriores y, además, que lo hagan a una velocidad determinada. No todos los niños de cuatro y cinco años de edad tienen la madurez intelectual necesaria para estar a la altura de tales exigencias. Y que quede muy claro: es una cuestión de tiempo, no de inteligencia ni de capacidad.


Velocidad lectora en niños. Primera parte

Velocidad lectora en niños
Velocidad lectora en niños
Declaración de principios:

1 La lectura es un acto que necesita su tiempo. 2 Cada niño tiene su ritmo lector. 3 Lo importante es la comprensión lectora. 4 La velocidad llega con la práctica.
 
Una aproximación a la evolución lectura en los niños podría ser:
  1. Escucha de la lectura (los cuentos).
  2. Recreación del cuento sin lectura.
  3. Aproximación a las letras.
  4. Primeros pasos en la técnica de lectura.
  5. Lectura acompañada.
  6. Lectura sin ayuda.
  7. Comprensión lectora.